Recuéstate en tu sillón cama

Rate this post

¿Tuviste un largo día de trabajo?, ¿marzo está haciendo sus efectos contigo y te sientes agotado? Anda la vida no fue hecha para estar siempre cansados, y para combatir un poco el estrés de comienzo de año, a veces hay que tomar un respiro, es necesario.

No hay nada más recuperador y gratificante que sentarte en un buen sillón cama y no hacer nada más que lo que tú quieras, escuchar un poco de música tal vez, ver el estreno de Hollywood o tu película favorita.

Pero para poder sentarte en un sillón cama, hay que tener un buen sillón cama. A continuación te graficamos un poco el panorama, para que tal vez, te des ese gustito que necesitas.

Tipos de sillones cama

Están los que se abren como un libro, son los más estrechos y, por ende, los que ocupan menos espacio. Estos no son de mucha comodidad para estar sentados, sino que son del estilo: “me dio sueño, me tiro para atrás y descanso”.

Modelos deslizantes, parecidos a los asientos de salón cama del bus o avión, estos sillones son para no perder la concentración en lo que estás haciendo. Sólo tienes que estirar las piernas y no soltar tu bebida. Estos sillones cama no logran quedar extendidos completamente.

Los sofás camas despegables son como las sopas en unos tres minutos, puedes estirarla y recogerla con facilidad, si te pilla el sueño te duermes. Si bien estos sillones están dirigidos para cuando llegan visitas que no se quieres marchar, no es un problema contar con uno de ellos.

Futones para los jóvenes, estos sillones, que también pueden ser un colchón estirado, apela a la simpleza de la comodidad, de origen asiático, no vienen mal si estás cansado y con la compañía de un sushi tempura de acompañamiento.

 

Comments are closed.