8 Cosas que debes contarle a tu ginecólogo

Rate this post

La ginecología es la rama de la medicina que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades que afectan a los órganos genitales femeninos y las mamas. Toda mujer debe asistir a varias consultas ginecológicas durante su vida para mantener su salud en buenas condiciones y, para ello, hay ciertos datos que deben ser informados necesariamente para asegurar una buena atención médica.

Por falta de tiempo o simplemente descuido, en la actualidad una parte importante de la población femenina que no contempla la visita a un ginecólogo como una práctica habitual.

Integrar un control así toma un rol fundamental, sobre todo luego que el Instituto de Salud Pública revelara en abril pasado que los casos de enfermedades de transmisión sexual han aumentado en casi un 50% en 5 años. Sólo este dato debería alertar, pero este es uno de los casos que se pueden detectar con una consulta ginecológica.

Se debe considerar que este profesional de la medicina se encarga de realizar un completo chequeo en el cuerpo femenino y que su función no se remite únicamente al período de embarazo. Por nombrar algunos, análisis y prevenciones van desde exámenes de citología del cuello uterino, mamografías, seguimiento de la perimenopausia y postmenopausia.

A continuación todas los detalles que debes considerar para ir al ginecólogo:

  • Dolor al orinar
    Este es un signo claro y casi definitivo de infección urinaria, por lo que debes mencionarlo para que tu médico pueda solicitar los exámenes que diagnostiquen qué tipo de microorganismos están afectando tu flora vaginal.
  • Sangrados anormales
    No importa si fue una pequeña mancha o tu menstruación se alteró notoriamente. Cualquier cambio en tu patrón de sangrado indica que está ocurriendo algo anómalo con tus hormonas, con tu útero o con tus ovarios.
  • Sospecha de embarazo
    Un embarazo cambia por completo el funcionamiento del cuerpo de una mujer, por lo que es primordial controlar el proceso para que ni la madre ni el feto se expongan a riesgos que pueden evitarse fácilmente.
  • Si tuviste sexo sin protección
    Es necesario que descartes la presencia de enfermedades de transmisión sexual o un posible embarazo, será solo tu médico quien pueda darte las órdenes de examen respectivas para que realices este proceso.
  • Hinchazón, sensación de presión pélvica y dolor
    Estos síntomas en conjunto pueden ser un indicador de cáncer de ovario o de endometriosis. No debes alarmarte y pensar que si los tienes es una sentencia, pero tampoco puedes ignorarlos porque los diagnósticos tempranos tienen las mejores expectativas.
  • Los medicamentos que estás usando
    Algunos medicamentos producen interacciones entre sí, sobre todo cuando se ingieren algunos tipos de antibióticos y píldoras anticonceptivas simultáneamente. Debes informar a tu doctor de cualquier fármaco que utilices de forma regular.
  • Si has tenido algún embarazo interrumpido
    En algunas ocasiones los embarazos interrumpidos dejan secuelas en el útero que deben ser monitoreadas para comprobar que no existan heridas sin sanar, prevenir infecciones y controlar sangrados anormales.
  • Los exámenes que te has realizado recientemente
    Aunque algunos exámenes de ginecología pueden ser incómodos o dolorosos, no debes mentir sobre la frecuencia en que te los realizas, ya que son la única forma de prevenir enfermedades graves como el cáncer de mama.

Recuerda visitar a tu doctor experto en ginecología, por lo menos una vez al año y realizarte todos los exámenes necesarios para mantener la salud de tu organismo en su totalidad. Después de todo, sólo depende de ti.

Tagged: ,

Comments are closed.