Sepa por qué no debe abusarse de las mamografías

Rate this post
Fuente de la fotografía: www.diagnosticorojas.com

Fuente de la fotografía: www.diagnosticorojas.com

La mamografía  es un examen radiológico a las glándulas mamarias para detectar irregularidades y trata el cáncer en forma más temprana.

Este examen es recomendable para las mujeres que se acercan a los 40 o que tienen 50 años, y posteriormente repetirla cada 1 o 2 años. También para las féminas con una madre o hermana que tuvo cáncer de mama a una edad más joven,  a ellas se les recomienda especialmente que comiencen a realizarse mamografías  a una edad más temprana en la que se le diagnosticó el cáncer al miembro más joven de la familia.

Un examen de estas características también es recomendable para hacerle el seguimiento a una mujer que haya tenido una mamografía anormal, así como también para  evaluar a una persona que presente síntomas de una enfermedad mamaria, como por ejemplo: secreción del pezón, dolor de mama, hoyuelos en la piel de la mama, cambios en el pezón, o un tumor.

Tipos de mamografías

1-Mamografía tradicional, que usa una película y es muy similar a la rutina de las radiografías.

2-Mamografía digital  es la que permite ver las imágenes de rayos X en una pantalla de computador. Tiene la ventaja de que puede ser más precisa en cosas de mujeres jóvenes con mamas densas.

3-La mamografía tridimensional es un tipo digital de mamografía y  los investigadores aún no afirman si es más o menos exacta que el examen tradicional.

Los especialistas recomiendan controlarse anualmente con este examen a partir de 40 años, si es que no existen antecedentes de la enfermedad en la familia. Pero ¿qué tan bueno es hacerse varias seguidas? Según un artículo publicado en la revista Jamma -the journal of american medical association- no lo es tanto. En el estudio se hace un balance entre los riesgos y los beneficios de esta prueba médica en una recopilación de estudios de 1960 a 2014.

De toda la información que se obtuvo, se llegó a una conclusión un poco diferente a la que estamos acostumbrados a escuchar: no es recomendable abusar de las mamografías.

De hecho, la reducción de mortalidad del cáncer por realizarse el examen solo alcanza el 18 %, un número que cae al 15% en las mujeres de más 40 años. Por lo que no sería tan efectivo en disminuir las muertes por este padecimiento tan grave.

Otro de los efectos negativos que tiene abusar de las mamografías, es que puede que el resultado salga positivo y no sea realmente cierto. En mujeres de 40 a 50 años el riesgo de un resultado de cáncer falso se eleva al 60%.

Esto último está muy relacionado con el riesgo que de alguna manera u otra las pacientes sufran de ansiedad por hacerse la prueba. Este estado aumenta significativamente cuando se debe repetir el examen ya que las imágenes capturadas son sospechosas y no dejan claros los resultados. Los que por lo general terminan siendo negativos, convirtiéndose en una preocupación y susto en vano.

También, otra de las desventajas es el sobrediagnóstico que se provoca al hacerse la mamografía tan seguida. Esto que significa que en el examen se van a identificar tumores que son tratados como malignos sin serlos y que sin abusar de la prueba nunca hubieran sido descubiertos.

La discusión de la utilidad de las mamografías, ha estado activa durante años en la comunidad científica y es muy difícil poder encontrar un punto medio en el tema.

Tagged: , ,

Comments are closed.