Los riesgos más frecuentes de un bebé prematuro

Rate this post

Cuando una mujer está embarazada, lo que más desea en el mundo es tener a su hijo en sus brazos. ¡La espera por él parece eterna! y cuenta los días para ver su cara, abrazarlo y sentir su piel. Sin embargo, este momento tan ansiado puede llegar antes de lo previsto y ocasionar al pequeño diferentes complicaciones.

Un bebé prematuro es extremadamente vulnerable, puesto que su desarrollo aún no está completo. Por la misma razón, se ve expuesto a lo siguiente:

  • Exceso de vello corporal, producto del lanugo que aún no desaparece.
  • Anemia, por causa de la insuficiencia de los glóbulos rojos para llevar oxígeno a los tejidos.
  • Como su sistema digestivo aún no está maduro, puede experimentar problemas al succionar y absorber los alimentos.
  • Problemas respiratorios, cuya causa principal es la inmadurez pulmonar.
  • Apnea (respiración lenta o con interrupciones).
  • Ictericia (tono amarillento en la piel como consecuencia de la acumulación de bilirrubina)
  • Muerte del tejido intestinal
  • Sangrado de los ventrículos cerebrales o muerte de algunas áreas de tejido.

Las causas por las que puede nacer un bebé prematuro son diversas, y responden principalmente a las condiciones del embarazo. Ejemplo de ello son factores como el estrés en la madre o afecciones como la diabetes, cardiopatías, hipertensión arterial o problemas en la morfología uterina. Otro punto a considerar es la edad de la gestante, ya que si tiene menos de 16 o más de 35 años, aumentarán los riesgos de tener un parto antes de tiempo.

Pese a las adversas condiciones, el pequeño puede sobreponerse y aferrarse a la vida. Para ello, es esencial que reciba los cuidados adecuados, los cuales le serán proporcionados en la unidad de neonatología. Un bebé prematuro por lo general es puesto en incubadora, a fin de mantener su temperatura corporal en niveles idóneos. Además, se monitorea su frecuencia cardiaca, correcta respiración y – si el pediatra lo estima pertinente – se suministran suplementos de calcio y fósforo.

Tener un hijo prematuro es una prueba difícil, pero con amor y el oportuno tratamiento de especialistas será más fácil de sobrellevar. Si estás viviendo este trance, no te desanimes y confía en la experiencia de tu equipo tratante; ellos sabrán que hacer ante cualquier dificultad.

Tagged: ,

Comments are closed.